miércoles, 31 de julio de 2013

Hamburguesa de champiñones y avena





El sábado pasado mis amigas y yo decidimos ir a la piscina (como ya he dicho el pequeño paréntesis madrileño, ¡qué remedio!), cual fue nuestra sorpresa al ver que ese día amaneció y permaneció nublado, un sábadooooo, ya podría ser un martes o jueves, nooo, el sábado, después de una semana perfectamente soleada y calurosa. En fin, que trasladamos el plan para la casa de Lorena, y así comernos estas deliciosas y alternativas hamburguesas con unas birris bien fresquitas.

Esta receta la vi en la web de Hogar Útil, concretamente es del del gran Bruno Oteiza. Es una hamburguesa variada y muy completa nutricionalmente, pues contiene cereal, arroz y verduras, entre otras cosas.

Tiempo: unos 45 minutos.
Coste: bajo
Dificultad: baja, como la moral de algunos políticos.


- 200 g de copos de avena
- 50 g de arroz cocido
- 8 champiñones enteros
- 1 zanahoria
- 1 cebolleta o cebolla mediana
- 2 dientes de ajo
- 1 yema de huevo (yo le añadí el huevo entero)
- pan rallado
- salsa de soja
- agua
- aceite de oliva virgen extra
- sal
- perejil
- comino

Vamos al lío:



1) Ponemos en remojo los copos de avena en un bol con agua templada durante 1 hora. Se puede poner también durante toda la noche.

2) Limpiamos bien los champiñones y los picamos, así como la cebolla, los dientes de ajo, la zanahoria y ponemos todo a pochar con un buen chorro de aceite. Añade los champiñones y deja que se doren. Espolvoreamos con perejil picado y reservamos cuanto esté hecho. Cocemos el arroz también.

3) Escurrimos bien la avena y la metemos en un bol, junto con el arroz cocido, las verduras pochadas, una pizca de comino, un chorrito de salsa de soja y el huevo,  sazonamos y espolvoreamos con una cucharada de pan rallado. Mezcla bien  y dejamos reposar y enfriar en el frigorífico durante 10 minutos. (Si está muy caliente, recomiendo que no lo metan directamente en la nevera, espera a que se enfríe)

4) Nos untamos las manos con unas gotas de aceite y damos forma a las hamburguesas con la masa, las pasamos por pan rallado y las freímos vuelta y vuelta en una sartén con aceite caliente (es recomendable que el fuego no esté muy fuerte ya que si no el pan rallado se quemará y las hamburguesas se quedan deshechas por dentro). Escurrimos sobre papel absorbente.







"Como una montaña se vuelve volcán
No sé qué me das

Y de un remolino surge un huracán
No sé qué me das

Como una granada a punto de explotar
No sé qué me das

Como el Dr. Jeckyll se transforma en Hyde
No sé qué me das"



lunes, 29 de julio de 2013

Queso frito con mermelada de fresa

Perdón por la foto, sacarla en medio de un bochinche es lo que tiene...


El otro día mis amigos y yo, hicimos un bochinche canario en casa para que probaran unas pocas recetas que se come en mi tierra. Y como el queso frito con mermelada es algo que se come bastante allá y además gusta mucho, pues lo hice.

Receta sencilla y manjar de monarcas, no digo más.

Tiempo: 15-20 minutos.
Coste: poco, depende del queso que compres
Dificultad: media, pero fácil si sigues las instrucciones.

Ingredientes:
- Una cuña de queso que más te guste. El mío era semicurado, de oveja creo.
- Harina (para rebozar)
- Pan rallado
- Sal y pimienta
- Aceite para freír
- Mermelada (en este caso de fresa, pero puede ser de tomate, frutos rojos, de pimiento)

Al lío:

1) Ponemos la harina en plato pequeño con la pimienta y la sal, y mezclamos bien. En otro el huevo batido y en otro el pan rallado. Cortamos la cuña en triángulos y pasamos primero por harina, sacudimos el exceso, pasamos por huevo y por último por el pan. Cuando esté todo envolvemos el plato donde esté el queso empanado con papel film o de alumini, y reservamos en la nevera.

2) En un sartén calentamos abundante aceite, cuando esté bien caliente (pero sin llegar a quemarse) sacamos el queso de la nevera y freímos hasta que esté dorado por ambas cara.

3) Ponemos sobre servilleta para absorba el exceso de aceite y luego servimos en un plato limpio con la mermelada. 

*IMPORTANTE: el queso debe estar frío justo antes de freír y que el aceite esté caliente, para que que el contraste haga que se doré por fuera, sin que se derrita totalmente y se haga una plasta en la sartén.

**Debe servirse justo después de freír, para que esté caliente y crujiente por fuera y derretido por dentro.

Y con todos ustedes, una canción de un cantautor de mi tierra, Gran Canaria :)


viernes, 26 de julio de 2013

Alioli de yogur


Es un receta buena y fresquita para el verano, además de fácil y de dar tranquilidad de que no se va a cortar, ya que no contiene huevo :)

Tiempo: 5 minutos
Coste: para personas con alguna monedita
Dificultad: si tienes lo de arriba, está hecho.

Ingredientes:

- Un yogur natural (no azucarado)
- Un vasito de yogur de aceite de girasol
- Un ajo (puedes echarle más o menos)
- Un chorrín de vinagre blanco
- Sal y pimienta
*Además he puesto: eneldo y perejil seco

1) Metemos en el vaso de la batidora el yogur con la sal y las especias, batimos un poco. Luego vamos añadiendo poco a poco el aceite mientras batimos, hasta que ligue bien.

Y ya :)

He hecho una ensalda y la he aliñado con esta salsa y tan gustosa que me quedó.




Un oldies muy oldies, con cuyo estribillo da ganas de rasgarse las vestiduras ahhhh.



lunes, 22 de julio de 2013

Falafel, croqueta de garbanzos

Falafel de garbanzos fácil


Resulta ser que un día, estando en Italia, vi un pequeño documental sobre qué llevaba los rodillos grandes de carne del kebap y cómo se elaboraban, por lo que decidí intentar no comerlo nunca más. Tras dicho momento, allí descubrí la versión vegetariana del kebap , el falafel ¡ese gran desconocido!

Se trata de una receta que se puede hacer con garbanzos o bien con habas, y leyendo yo la wikipedia,  se suele comer en la India, Pakistán y Oriente Medio. 

Así que este fin de semana me lancé al mundo falafil, y lo hice. Ya lo mejoraré con el tiempo, pero para ser la primera vez estoy muuuuy contenta :) La receta la saqué de la web Recetas Arabes.

Como ya he dicho en repetidas ocasiones, si te gusta un poquitito mi entrada o el blog, dame un poquito de ánimo, que te sienta cerca a través del facebook, twitter o bien haciéndote seguidor del blog en el recuadro que hay arriba a la derecha.


Por otro lado, el sábado me fui con mis amigas a la piscina municipal (remedio alternativo para refrescarse, qué le vamos a hacer) y nos comimos unos kebap de falafel con pepino, mayonesa, cebolleta picadita, queso y un poco de tabasco, todo metidito en un pan de burrito. ¡Qué bueno!

Vamos allá:

Tiempo: 24-48 h en remojo + 1 hora aprox (entre preparación y reposo )
Coste: na, y menos en rebajas
Dificultad: ¡sencillito de verdad verdadera!

Ingredientes para 4 personas: 


- Medio kilo de garbanzos secos (dejar en remojo la noche anterior)
- 1 cebolla pequeña picada
- 1/2 taza de perejil fresco
- 1/2 taza de cilantro fresco
- 3 dientes de ajo, picados
- 2 cucharaditas de comino molido
- 1 cucharada de bicarbonato (aconsejado) o levadura en polvo
- 1 cucharadita de sal
- 1 pizca de pimienta negra
- 1/2 cucharadita de cayena molida (opcional)
-1 taza pan rallado o de harina en caso de no tener pan rallado (para ligar la mezcla)
- Aceite para freír

*Es necesario hacerlos con garbanzos secos, pues no quedaría igual si son de botes, además de aportar más sabor.



1) Dejamos en remojo la noche anterior los garbanzos (cogemos uno y lo intentamos partir con el dedo, si todavía están muy duros, cambiamos el agua y los dejamos más tiempo en remojo.

2)  Lavamos con agua y escurrimos los garbanzos. Trituramos directamente los garbanzos “sin cocer” con la batidora o picadora junto con las cebollas, los ajos, el perejil, el cilantro fresco y una taza de agua, hasta conseguir una textura espesa.


3) Añadimos la sal, el comino molido, la pimienta negra, la cayena (opcional) , el bicarbonato y mezclar un poco. Dejar reposar la mezcla durante 30 minutos.

4) Con la mezcla se puede dar forma de pequeñas bolas o mini hamburguesas. Si la mezcla queda demasiado húmeda por lo que le es difícil formar bolitas, se puede añadir un poco de pan rallado o harina de trigo.

5) Freímos en abundante aceite a fuego medio/fuerte hasta que queden dorados (5-7 minutos).








La canción de hoy, una de reciente descubrimiento de los grandes Muse, para mi es profunda. Buen lunes queridos batiburrilleros.



miércoles, 17 de julio de 2013

Empanada de verdura y disfruta de la vida



¡Qué rápido se vive! En este mundo en que "vivimos", se está siempre muy ocupado; tenemos poco tiempo para hacer las cosas, y para cocinar menos aún, ¿qué desayuno? un "zumo de naranja" de tetrabrik, café con leche y un bollo refinado. Salgo y en la calle, tengo que sortear a la gente frenética que, como yo, corren para llegar a sus respectivos destinos, (incluso aquellos que no tienen prisas,  ¡se debe correr igualmente!) Me subo en el metro y diviso un asiento libre, una señora mayor y yo nos miramos a los ojos directamente (no iba a ser al pompis), miramos nuevamente al asiento en cuestión y comenzamos el mortal combat la gran lucha por él, mientras empujamos a aquellos obstáculos (personas que se encuentran de pie) para conseguir el tan preciado premio. Por fin, consigo dar un codazo en el ojo a la señora, lo que la deja loca en el suelo, y me siento tranquilamente como si no hubiera pasado nada, saco mi libro y leo, ejem. Salgo del metro y sigo corriendo, y llego a mi destino, con un preinfarto, pero lo que importa es que he llegado a mi destino. Llega el mediodía y ¿qué como? de primero, una menestra de verduras congeladas y de segundo empanadillas de atún congeladas con papas fritas congeladas... Y así todo el tiempo, todos los días. ¿Se puede considerar vida?

Se que muchas veces es inevitable, pues aquellos afortunados que tienen trabajo, hijos, responsabilidades, no les queda otra. Sin embargo, creo que muchas veces debemos intentar parar un momento y preguntarnos si estamos bien así, si igual por la inercia estamos yendo de prisa incluso en momentos en los que se puede ir despacio y con calma.

Todo este rollo viene, porque mientras estaba cocinando con gusto y sin prisas esta receta,  me acordé de un movimiento llamado slow food, que como su nombre indica, es todo lo contrario al fast food y a la fast life. Lo descubrí hace unos años cuando por casualidad vi un documental sobre esto en la tele.

Viendo la web de la organización sin ánimo de lucro de Slow Food España, leí que <<Slow Food supone dar la debida importancia al placer vinculado al alimento, aprendiendo a disfrutar de la diversidad de las recetas y de los sabores, a reconocer la variedad de los lugares de producción y de los artificios, a respetar el ritmo de las estaciones y del convite>>

Sin más dilaciones, voy con la receta de hoy.

Tiempo: 1 hora y media aprox.
Coste: poco
Dificultad: para personas muuuuy humanas.

Ingredientes:

- Dos láminas de hojaldre (se podría hacer, pero en mi caso las tenía ya compradas, jijiji)
- Una cebolla mediana
- Un calabacín mediano
- 100 gr de champiñones en laminas
- Un vaso de tomate triturado
- Un chorrín de vinagre de vino blanco
- Un chorrín de vino blanco
- Una pizca de azúcar
- Sal y pimienta
- 4-5 hojas de albahaca fresca, bien limpias y secas
- Queso rallado
- Aceite de oliva

* Un poco de agua o un huevo para pintar el hojaldre
** Todo ello mientras te bebes una litrona tú sol@.

1) Cortamos en juliana fina la cebolla y la ponemos a sofreír a fuego lento con el aceite de oliva (obviamente). Cuando empiece a transparentar le añadimos los champiñones y el calabacín cortado en láminas finas, además del chorrín de vinagre y el vino. Todo a fuego lento y removiendo de vez en cuando, durante unos 30-40 minutos.

2) Cuando esté todo pochado, añadimos la albahaca picadita, removemos y añadimos el vaso de tomate, la pizca de azúcar, la sal y la pimienta. Dejamos a fuego lento unos 7-10 minutos. Apagamos el fuego y dejamos enfriar un poco.

3) Extendemos bien la primera lamina de hojaldre, añadimos encima el relleno anterior, el queso rallado y luego la otra lámina por encima de éste. Vamos cerrando los bordes con cuidado y mimo. Pincelamos con huevo o agua y la pinchamos con un tenedor por arriba para que no se forme burbujas dentro de la masa.

4) Metemos en el  horno con calor arriba y abajo durante 20-25 minutos, o hasta que esté dorada.

Y ya tenemos nuestra empanada slow food. ¿Qué te parece? Si te gusta házmelo saber, en facebook, twitter o por aquí mismo.

Necesitamos buscar nuestra tranquilidad, sólo (que no es poco) es cuestión de poner de nuestra parte.

Un gran abrazo virtual y buena semana.







lunes, 15 de julio de 2013

Pesto de avellanas para gente de a pie



Está claro que el pesto está bueno, pero por muy bueno que esté, yo no pago por un bote pequeño de piñones a precio de oro de 24 quilates. No señor.

Así que como casi todo en la vida, hay alternativas bonitas... yo tengo ésta.

Tiempo: 5 minutos
Coste: pues no te estoy diciendo que es para gente de a pie
Dificultad: para personas a las que les está permitido enchufar la batidora.

Ingredientes:

- 150 gr. de aceite de oliva
- Dos cucharadas de avellanas
- 10-12 hojas de albahaca
- Un ajo (le quitamos el germen; puedes añadir sólo la mitad)
- Sal
- 60 gr de queso rallado (el que más te guste)
- Pizca de pimienta molida

*En realidad se hace con queso parmesano o grana padano, pero como es una receta para gente corriente, sin grandes fortunas, podemos echarle el que queramos (nadie nos lo impedirá)

** Si te gusta menos espeso, puedes añadir un poquito de agua.

1) Probablemente cometa un sacrilegio culinario, pero simplemente es meter todos los ingredientes en el vaso de la batidora y batir.

¡Buen comienzo de semana queridos! Quiéranse mucho, es gratis y llena taaaaaanto.





miércoles, 10 de julio de 2013

Recordando el salmorejo


Con un chorrito de aceite de oliva virgen extra y trozos de aguacate

A lo largo de mi corta edad bloguil, he hecho varias recetas de salmorejo (flipping colours con él), como salmorejo de remolacha, de calabaza, e incluso de fresa con pimientos de piquillo.

Todas las recetas salmorejiles están muy buenas aunque siempre termino comiendo casi tooooodo el verano la versión de toda la vida. 

Me gusta que me acoses virtualmente, así que estás tardando en seguirme en el facebook, twitter y como no, en el blog, en el recuadro que hay arriba a la derecha, o te acosaré yo.

Es una receta típica de verano, pues te refresca el alma, aunque como mi amor hacia él es incondicional, me lo como siempre que puedo, da igual la estación del año. Ñam.

Tiempo: preparación 15 min. + 1 hora de reposo en la nevera (mínimo)
Coste: na y menos
Dificultad: para zombie kids descerebrados

Ingredientes:

- 1 kg de tomate maduro (lo suelo hacer con tomate pera)
- media barra de pan viejo, se suele quitar la corteza, aunque yo lo echo todo.
- 2 ajos (puedes poner menos)
- Aceite, vinagre
- Sal, pimienta
- Un poco agua agua

*Se puede servir con lo que quieras, pepino, aguacate, melocotón, pimientos, pan, etc.

Al lío que me lío:

1) Pelamos los tomates (puedes hacer todo el proceso sin pelar y luego pasarlo por un pasapurés o chino), para ello, hacemos un corte en forma de cruz y los sumergimos en un calentador con agua caliente. Los dejamos unos 30 segundos y metemos en un bol con agua muy fría.

2) Con ayuda de un cuchillo vamos tirando de las cáscaras de la parte de la cruz. Mientras ponemos en remojo en agua el pan.

3) En un bol grande añadimos los tomates troceados, el resto de los ingredientes y batimos bien. Probamos para ver qué nos falta (sal, aceite, vinagre...lo que tus tripas te indiquen), así cuando creas que esté listo se guarda en la nevera durante una hora mínimo, cuanto más tiempo mejor pues tendrá más sabor. (Bueno supongo, que habrá un momento en que se caduque, pero no lo he investigado)

* Para que no repita tanto, podemos quitar el germen del ajo, es decir, hacemos un corte longitudinal y quitamos la parte central.

** Las cantidades de aceite y vinagre depende de tus gustos.

*** Si queda muy espeso puedes ponerle un poquito de agua. Si queda muy líquido puedes ponerle más pan.
***Puedes poner en remojo el pan directamente en el tomate batido y luego bates otras vez con el resto de los ingredientes.


Refresca tu alma.


lunes, 1 de julio de 2013

Tarta de verdura


He vuelto a hacer la tarta de verduras, creo que esta vez me ha salido un poco más "bonica". En la práctica está el quid de la cuestión que nadie me ha formulado. Y mientras la hacía, llegué a la conclusión de que la cocina (para ciertas personas como yo) es una buena terapia para relajarte, aprender a tener paciencia, a ser perseverante y  a regalar amor a los tuyos. Apuesto por la cocinaterapia.

Hoy, recordatorio de una receta de no hace mucho, pincha aquí para ver cómo se hace.


Musicoterapia + Cocinaterapia = ¡recórcholis , cuánta terapia!





Seguir es muy bonito